Piénsalo, no compres, Adopta.

Ya ha llegado el frío, nuestras protectoras están demasiado llenas, no hay mantas para todos, faltan medicamentos y alimentos...

Si estás pensando en comprar una mascota quizá es porque pienses que quieres aquella raza específica, si esa, solo esa, por que es la que te gusta, la que está de moda o simplemente porque te hace sentir algo que crees que no tienes y lo tienes que comprar en una tienda. Yo te propongo un pequeño gesto, Antes de comprar, Date una vuelta por tu protectora más cercana, seguro que si la buscas en Google te dice que hay alguna cerca. Solo por pasear....

Puede ser(porque pasa a menudo) que en ese paseo,en el que vas tranquilamente observando como todos se suman en la locura de ladridos y saltos por la excitación de tu paso.... Los vas observando, sin fijarte demasiado. Vas buscando primero la raza que te gusta, por qué es la idea y creencia que tienes en la cabeza. Has venido a ver si hay alguno de los que te gusta. Pero... De repente ves a uno, que no ladra, que solo te mira. Se acerca tranquilamente a la valla a saludarte meneando la cola de lado a lado efusivamente, hay contacto visual, una emoción se revela y..... Te enamoras. Adiós a la creencia de que necesitabas aquella raza específica.... Te das cuenta de que era una tontería, creencias absurdas del consumismo. Cualquier perro, cualquier gato, ya sea de la raza que sea, te enseñará que el amor incondicional que te puede ofrecer no lleva etiquetas. Y si después de todo esto, aún decides comprar, asegúrate al menos, de acudir a un criador homologado que se preocupe por la conservación equilibrada de la raza y de su bienestar. De aquellos que por más que quieras no te darán a tu cachorro hasta después de los tres meses, cuando la madre ha enseñado a los cachorros lo que necesitan para ser equilibrados. Pero mi consejo es... Date una oportunidad, dales una oportunidad.

Un abrazo cuántico.

5 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Tres preguntas

Espero que tu y tu familia os encontréis bien en este momento de alerta sanitaria que estamos viviendo. Son momentos duros en que nos empujan hacia un cambio, un darnos cuenta de que tenemos que parar